España es, desde la década de los 80, el principal productor mundial de pizarra. De esta producción, la mayor parte se utiliza para cubiertas de tejados y revestimientos, y el resto se reparte por orden de importancia en elaboración de bloques, solados y pavimentos.

La pizarra como roca ornamental, se utiliza fundamentalmente por su aspecto estético. Son su color, textura y estructura las que la caracterizan fundamentalmente como elemento de construcción.

Pizarras Expiz produce pizarra ornamental fundamentalmente para cubiertas, consistente en elementos tabulares de diferentes formas y tamaños, con dimensiones normalizadas que varían desde el formato 22*16 cm2, hasta el formato 50*37,5 cm2, con espesores variables que van desde los 3 hasta los 5 mm, atendiendo la demanda particular y específica que cada cliente nos plantea.

La pizarra que se extrae de su explotación minera, está considerada como una pizarra de primera calidad, clasificada por el Laboratoire National d’Essais francés, como 1er tri, correspondiente a la Clase A - Primera Especial, según las normas francesas P 32-301 y P 32-302.

Además, su elevada fisibilidad, la ausencia de imperfecciones y carbonatos, así como el propio aspecto de la piedra, que presenta unas condiciones estéticas inmejorables, han contribuido a que esta pizarra tenga una elevada aceptación en cualquier tipo de mercado exigente.

Las características técnicas de la pizarra evidencian sus excelentes resultados en el techado de edificios, ya que se puede afirmar que es el mejor de los materiales existentes, pues tiene:
  • gran resistencia a la flexión
  • capacidad de absorción de agua muy reducida
  • resistencia alta a las heladas
  • muy escasa alterabilidad a los ciclos térmicos
  • muy poca permeabilidad
  • muy buen aislamiento, tanto térmico como acústico
  • muy buena amortiguación de los ruidos de impacto
  • muy buena facilidad de autolavado
  • escaso ensuciamiento por el satinado de su superficie.